sábado, 18 de octubre de 2008

Cartas a la Basura: Tiempo Libre

Con esta carta tiro a la basura mi tiempo libre. Realmente dudo que tenga tanto como para andar tirándolo a la basura, pero el caso es que últimamente la relatividad juega en mi contra. Las fórmulas reducen a cero los segundos, las definiciones alargan los instantes de astío y los compuestos orgánicos lo único que saturan es mi capacidad de concentración. Inevitablemente, esto me conduce a la triste situación en que lo más divertido que haga estos últimos días en casa de 15:00 a 22:00 es recoger la montaña diaria de ropa de mi cuarto. Resulta curioso que, aunque sea algo que no esté ni remotamente al alcance de nuestras manos, el tiempo que poseemos es de nuestras mayores riquezas. Ojalá no tuviera que tirar esta carta... ¿seguro que alguien no la tiene repe? Os la cambio por una de cosas que haría si tuviera tiempo, que de esas me sobran.

4 comentarios:

Ernie dijo...

Encontrar entretenido cosas que antes ni te abías parado a pensar ¿no te dispara una sensación de humildad?.
Por otro lado, tal y como dijo el gran poeta Javier Ibarra "Somos el tiempo que nos queda"

Pol dijo...

Yo comparto mi tiempo si quieres, pero no lo tiro ni lo regalo =)

Bian dijo...

Oh... pol, muchas gracias. Me parece que este sábado va a llegar una tarta a tu casa como recompensa a tantas tardes de apalancamiento y gorroneo... ^^

Indio dijo...

aiiish...

como dice Tony Stark: "la primera regla de los negocios es saber gestionar bien el tiempo" (o algo así).

Bian, comprendo que el curso se te eche encima pero creéme, a no ser que quieras meter una nao del siglo XV en una botella, casi seguro que tienes algo de tiempo para lo demás!

Lo que quiero decir es que... el tiempo es el que tenemos, y si necesitas (o quieres) días de 27 horas, duerme 5 en vez de 8... yo hago eso xD (bueno ahora al principio aun no pero me falta poco!)

es un putadón, lo siento. Asúmelo o no empieces medicina! XD

además alibi qué? aaaaayyy que eso sí que chupa horas!! =)

piensa en esos pobres ratones de biblioteca, que aunque tengan tiempo libre (poco) no hacen otra cosa!