sábado, 7 de febrero de 2009

Queridos exámenes...

Estando en tu cuarto todo es diferente. Te sientas obligado por las horas sin disfrutar de ningún paisaje. Ves el flexo reclinándose como el hacha del verdugo. Sientes un dolor de cabeza que no te sirve de excusa ni para compadecerte de ti mismo. Luchas por no pensar en cómo era tu cuarto cuando aún no se asomaban los exámenes por el marco de la puerta.

Pero de repente es otro quien llama a la puerta. Ahora te sientas en un banco obligando a las horas a detenerse; haces que la luz no ilumine más que tu cara; te compadeces por el dolor de cabeza, que esta vez no puede ni contigo ni con el momento; vences a la imagen de los exámenes transformándola en algo que... ya sucederá.
Nunca has estado más agradecido a alguien por llamar a tu puerta. Es en esos momentos cuando ves que si realmente te importa ese alguien, el camino de los exámenes por el que todos pasamos se hace un poco más corto y con menos curvas.

Espero ser de vez en cuando quien llame a vuestras puertas y os saque una sonrisa o un suspiro de alivio al leer mis humildes líneas.
Muchos ánimos para lo que queda : )

3 comentarios:

Indio dijo...

yo ya soy libre como el viento! desde el jueves!! me siento como de vacaciones... y eso q el lunes a las 8 ya vuelvo a tener clase! oh siii =D

pero bueno gracias por el ánimo bian ^^ lo transformo en suerte para el día 11 que salen las notas ;)

Ire dijo...

Ya queda menos!! Mañana libertad!! Y una semana de vacaciones y relax!
Casi cuesta pensar en el examen con las ganas de librarte de él...

H@n dijo...

Casi una semana después de ser libre he podido disfrutar de tus tres últimos post!!dios, hacía eras que no pasaba!!!

Me mola muchísimo cómo escribes!!!