sábado, 29 de diciembre de 2007

Diario de un kilómetro

Tal y como soy no supongo un gran problema. Lo malo llega cuando somos muchos los que nos agrupamos.
Mi vida es bastante triste. Un trozo de autopista por el que todo el que pasa se abruma ante lo más o menos largo que es el viaje que realiza. Con cada rueda que sobre mi se desliza, puedo sentir aflorar unas lágrimas de anhelo, recuerdos inolvidables que quedan atrás, un completo sentimiento de aferramiento al sitio de donde proceden. Los hombres habéis creado muchos medios de transporte con los que, de una manera y otra, tratáis de “acortarnos” y yo mismo cuando siento esto, sólo deseo desaparecer y llevarme conmigo a todos los que me rodean.
Son tantas las personas que separo, tantos los suspiros que evoco, tantas las miradas que alejo…Realmente desearía no existir por un momento.

6 comentarios:

Indio dijo...

putos kilómetros... ¬¬
al próximo que me encuentre le parto la cara!!

mile dijo...

Hey kilómetro, sólo me pasaba a saludar, soy tu prima inglesa, Milla (como Jovovich), un poco más grande que tú, y mucho más dificil para hacerte a la idea de las distancias...

Pol dijo...

Bian..eres crack ehhh!!! jejeje..esa vena filosofal me encanta XD.
Sólo te pediría una historieta que transcurra en Maputo, u otra referida a la saliva que debe ser producida para desgastar un caramelo masticable jajajaja.
Pues eso, espero que mis ideas adicionales te sirvan de acicate..
Besitos gordos!!
De un escritor fracasado,Pablito!!

Ire dijo...

andres me uno a tu pandilla antikilómetros!
P.D: lo único que veo ahora es:
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Jaco dijo...

Algún día convertiremos todos esos kilómetros en algo emocionante. Y los sobrevolaremos, y los pisaremos uno a uno hasta que nos lleven adonde imaginemos ir juntos.

Starting now I’m starting over...

anacrusa dijo...

Pues a mí no me caen tan mal, los kilómetros. Tan sólo me hago 45.000 de ellos conduciendo cada año. Son como esos duendecillos que me hacen llegar hasta donde quiero (si voy a la playa, al monte, a un concierto) o hasta donde debo (si mi destino es el curro, o hago de taxi para otros...)