viernes, 14 de noviembre de 2008

De gris nube a blanco dentado

Sin nada más que apatía en mi cuerpo me levanté aquel día. Con eso y mal tiempo. No era precisamente aburrimiento o rutina la razón, sino todo lo contrario. Teniendo el día más completo desde hacía mucho tiempo, sentía que aquellos instantes estaban inundados de vacío. De normal, ante tal cantidad de líneas esperando a ser estudiadas y tan mísera cantidad de tiempo disponible reconocería en mi la alegoría de la responsabilidad y el agobio (que no nerviosismo). De normal, ante la oportunidad de dar un concierto, mi expresión reflejaría una gratitud inexplicable con palabras. Pero nada de eso es así cuando la apatía se ha levantado de tu mano.
Sus ojos estaban ahí como cada mañana, su presencia, su olor. La vieja bruja "roba-emoción" ni se inmutaba. Tuve que esperar horas interminables hasta que por fín...¡puf! Su sonrisa dio una patada a mi apatía y vio cómo se alejaba cabizbaja. Gracias por esa sonrisa.

4 comentarios:

Ire dijo...

Qué bien cuando pasa algo que llevas esperando tiempo y que te vuelve a hacer sentir bien, o por lo menos sentir...

Por cierto, ¿una gratitud que inexplicable con palabras?

PD: verificación de la palabra: flunu jiji

Bian dijo...

Gracias, Sires!
Ahora mismo lo cambio.

(Verificación de la palabra: diablet)

Sof dijo...

Las sonrisas son lo mejor del mundo :D

P.D: vereficación de la palabra: pocici jajaja

Indio dijo...

oh si si!

PD: ojo al dato: "bragged" xDDD